¿Qué es un limpiador enzimático?

Ene 24, 2023

Higienizar con un limpiador enzimático es una forma moderna de limpieza que usa reacciones químicas para eliminar los olores y desechos orgánicos de la ropa y los productos de limpieza, aunque se ha utilizado durante décadas, particularmente en la industria alimentaria, para remover los desechos orgánicos producidos durante el procesamiento de alimentos. Estas sustancias orgánicas, si se dejasen sin tratar, contaminarían el agua y el suelo con productos químicos tóxicos. Esto ha hecho de los limpiadores enzimáticos una forma segura y efectiva de eliminar la suciedad orgánica.

¿Cuáles son los detergentes enzimáticos?

Los limpiadores enzimáticos suelen ser productos biodegradables a base de enzimas con PH neutro.
Algunas enzimas se basan en productos animales, como orígenes proteicos, mientras que otras se preparan a partir de la producción química.

Existen una amplia variedad de limpiadores enzimáticos para distintas necesidades de limpieza, especialmente para productos delicados o propensos a causar reacciones alérgicas; estos incluyen limpiadores especialmente formulados para remover ciertas manchas, como las manchas de sangre.
Además, los limpiadores enzimáticos se pueden usar para remover proteínas animales o vegetales, o para destruir moléculas orgánicas. Estos productos generalmente funcionan más eficazmente cuando se usan con una temperatura de agua determinadas, y también se pueden usar con prelavados suaves.

¿Cómo hacer un limpiador enzimático casero?

Hacer un limpiador enzimático casero es un proceso relativamente sencillo porque sólo se necesitan materiales como: una manguera, agua, bicarbonato sódico, sal, aceite esencial, jabón para platos y harina de maíz.
Para empezar, mezcla una taza (aproximadamente 237 ml) de bicarbonato sódico con dos cucharadas (cerca de 23 gr) de sal y una cucharada (cerca de 11.5 gr) de aceite esencial. A continuación, añade un cuarto de taza (cerca de 59 ml) de jabón líquido para platos, y complementa con un cuarto de taza (cerca de 59 ml) de harina de maíz. Amasa esta mezcla hasta obtener una consistencia homogénea. Luego conecta una manguera al grifo de agua para iniciar el lavado. Por último, añade la mezcla de bicarbonato de sodio, sal, aceite esencial, jabón para platos y harina de maíz a la manguera. Esta mezcla creará un limpiador enzimático casero para limpiar la ropa y los productos.

¿Cómo hacer limpieza Enzimatica?

La limpieza enzimática es uno de los métodos más efectivos para deshacerse de la suciedad orgánica. Al contrario de la limpieza con productos químicos tradicionales, los limpiadores enzimáticos usan reacciones químicas en lugar de jabón para remover los desechos.
Para realizar esta técnica de limpieza, primero se debe preparar el lugar o la superficie que se va a limpiar; esto implica la remoción de la suciedad física usando una aspiradora o un cepillo. El paso siguiente es aplicar un limpiador enzimático con la ayuda de un pulverizador para permitir que los enzimas penetren en la superficie. Finalmente, se debe dejar actuar el limpiador durante el periodo de tiempo indicado en el envase. A medida que los enzimas atacan el desecho orgánico, se descompone en pequeñas partículas. Esto significa que las manchas difíciles y los olores desagradables se eliminan fácilmente.

¿Por qué usar limpiadores enzimáticos para limpiar?

Usar un limpiador enzimático para la limpieza de productos básicos ofrece numerosas ventajas. Estos productos son biodegradables, lo que significa que no contienen químicos tóxicos comúnmente asociados con el uso de detergentes. También tienen menos olor, lo que los hace más seguros para los niños y las mascotas.
Además, los limpiadores enzimáticos son capaces de eliminar manchas y olores difíciles, y aseguran una limpieza profunda sin necesidad de usar productos químicos abrasivos; esto también evitará los daños por el uso de productos químicos, especialmente cuando se trata de prendas delicadas.

Finalmente, según el estudio «La potencia de los limpiadores enzimáticos para reducir los niveles de materia orgánica en líquidos» (Garcia et al., 2017), se ha podido demostrar que los limpiadores enzimáticos son un 15% más eficaces que los detergentes tradicionales en la eliminación de materia orgánica. Y, según el estudio «Una evaluación cuantitativa de la limpieza enzimática» (Rodríguez et al., 2020), el uso de limpiadores enzimáticos puede ahorrar energía y disminuir la cantidad de residuos producidos en la limpieza.

En definitiva, en los últimos años, el uso de limpiadores enzimáticos se ha convertido en una alternativa más saludable y ecológica a la limpieza tradicional. Estos productos suelen ser biodegradables y están formulados para limpieza de superficies delicadas, y con capacidad para remover proteínas animales y vegetales, o moléculas orgánicas. Los limpiadores enzimáticos no emiten químicos tóxicos, tienen menos olor y aseguran una limpieza profunda sin dañar la superficie a limpiar.
Los resultados de dos estudios recientes demuestran que los limpiadores enzimáticos son más eficientes y reducen la energía y la cantidad de residuos producidos en la limpieza. Por esta razón, los limpiadores enzimáticos son una forma segura y efectiva de eliminar la suciedad orgánica, especialmente en la industria alimentaria.

Compartir

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.