Funciones de un presidente de la comunidad

Las funciones del presidente de la comunidad varían en función de distintos factores, como el tamaño de la comunidad, las instalaciones, las características concretas de cada vecindad, de si cuenta o no con la ayudar de un administrador de fincas para la gestión de los fondos comunitarios, etc.

La convivencia en una comunidad de vecinos puede llegar a ser tormentosa si nadie toma las riendas a la hora de poner un poco de orden en la comunidad. A pesar de que la junta vecinal la conforman todos los vecinos, y todos tienen voz y voto en ella, se necesita una cabeza visible que represente a la comunidad y se encargue de las diferentes tareas necesarias para el adecuado funcionamiento de la vecindad.

¿Cuáles son sus principales funciones?

Esas tareas las realizará el presidente de la comunidad, cargo de obligado cumplimiento si se nos otorga la responsabilidad, y al que no podemos negarnos por ley (excepto por causas mayores). La duración del “mandato” suele ser de un año, a no ser que los estatutos de la comunidad estipulen una extensión diferente. Estas son algunas de las funciones más representativas y comunes a todos los presidentes de comunidad:

  • Tienen por obligación convocar una Junta General Ordinaria una vez al año,  en la que deben estar presentes todos los propietarios de viviendas, en la que se discuten decisiones importantes a tomar durante el año, y se ponen en común problemas y soluciones acaecidos en la comunidad. Es importante destacar que el presidente de la comunidad no puede tomar decisiones relevantes de forma autónoma, sino que debe consultarlo siempre con la Junta de vecinos y llegar a un acuerdo.
  • Convocar Juntas Extraordinarias cuando sea necesario por algún tema en concreto o cuando se solicite por un 25% de los propietarios de la comunidad.
  • Es el encargado de garantizar el pago de las cuotas por parte de todos los vecinos, y de controlar y exigir el pago a los vecinos morosos de la comunidad.
  • Es, además, el representante de la comunidad en la firma de contratos, como por ejemplo, los contratos de limpieza, de conserjería, de mantenimiento o de reparaciones que puedan necesitarse en la comunidad. En el caso de imprevistos que necesiten una reparación urgente, el presidente tiene potestad para decidir la solución que encuentre más acertada. También es el encargado de solicitar subvenciones  de las que puedan beneficiarse.
  • Si, como hemos comentado, no contara con la ayuda de un administrador de fincas, las tareas se complicarían un poco más, incluyendo el control y la firma de los libros de gastos, los presupuestos, el estado de la cuentas, además de su gestión… Además de la obligación de firmar siempre las actas de las Juntas y de visar el certificado del estado de las deudas de la comunidad.
  • Por último, el presidente debe velar por la armonía en la convivencia vecinal, facilitando en la medida de lo posible la resolución de las posibles disputas, y gestionando los problemas comunitarios. En definitiva, la tarea o función del presidente de una comunidad de vecinos puede ser exigente y complicada de llevar si no se cuenta con una ayuda o con personal formado correctamente.

Sin embargo, si sabemos seleccionar bien los servicios que necesitamos y gestionamos las tareas de forma sencilla y ordenada desde un principio, el desempeño del cargo durante la duración del “mandato” puede llegar a ser mucho más llevadero. El presidente de la comunidad debe tomarse su cargo con responsabilidad y asegurar que el funcionamiento de la comunidad y de sus trabajadores es el adecuado, optimizando los recursos de la comunidad para asegurar el beneficio de los vecinos.

Puedes usar estas etiquetas : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>