Los 10 mandamientos de un buen conserje

Un buen conserje puede hacer que el día a día en una instalación sea mucho más fácil. Por ello si está en tu mano la elección del personal para este puesto, deberás tener en cuenta los siguientes 10 puntos para elegir al mejor bedel para tu empresa, instalación o inmueble:

  1. Capacidad para asumir responsabilidades

Cuando una compañía o una comunidad deciden contratar a un conserje, es porque ésta desea depositar en él toda su confianza para que sea responsable de la seguridad y el correcto funcionamiento de las instalaciones para las cuales ha sido empleado.

La vigilancia de llaves, el cuidado de los materiales, la recepción de objetos perdidos o la revisión diaria de buzones son algunas de principales funciones de un conserje: 

  1. Rigurosidad con las normas

Ser un conserje amable y educado, no quiere decir que pueda ser flexible con las reglas siempre que quiera. Si se quiere que toda la instalación funcione como un reloj, este trabajador deberá exigir el cumplimiento de las reglas en todo momento.

  1. Puntualidad

La puntualidad es un elemento clave en todo empleo, pero aún más en el puesto de conserje, ya que de su presencia puede depender todo el engranaje de una empresa, colegio o instalación

  1. Respetuoso e involucrado con la comunidad

Estar involucrado significa comprender que las necesidades de la comunidad son las mismas del conserje, incluyendo el orden, la limpieza y el mantenimiento de las instalaciones, así como los conocimientos del conserje adecuados a las labores que ha de asumir.

  1. Ser resolutivo

Este tipo de profesionales debe ser capaz de resolver con agilidad y fiabilidad todo tipo de situaciones inesperadas que se puedan dar en su trabajo.

  1. Conocimiento de primeros auxilios

Puede que no sea un requisito indispensable o excluyente, pero un conserje con conocimientos de primeros auxilios, es sin duda todo un plus como empleado.

  1. Ayudar sin estorbar

Se puede ser apasionado por su trabajo, pero nunca se debe caer en el error de querer hacer demasiado o inmiscuirse en las labores de otros empleados o miembros de la comunidad. Esto incluye el asumir responsabilidades que no le pertenecen.

  1. Discreción máxima

El conserje debe ser un empleado discreto, ya que estará en cientos de situaciones que competen a otras personas de la comunidad, pero es su responsabilidad no compartir ninguno de estos momentos con otros miembros.

  1. Una actitud servicial

La buena predisposición y actitud con el resto de miembros de la comunidad de empleados o usuarios del centro es resumen de la personalidad de un conserje eficaz.

  1. Orden y limpieza ante todo

Finalmente, una de las tareas fundamentales de un conserje será el  cuidado diario del espacio del cual sea responsable. Esto implica desde el orden y organización del material señalado anteriormente, pero también colaboración con ciertas tareas de limpieza que permiten mantener las instalaciones en excelentes condiciones estéticas y de higiene.

Como hemos podido ver, contratar los servicios de un conserje siempre nos sumará valor a nuestra empresa al tratarse de un trabajador cuya función es la de optimizar el funcionamiento diario, que todo fluya en orden y con comodidad dentro de la instalación.

Puedes usar estas etiquetas : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>