Cómo y por qué debemos limpiar las juntas de los azulejos

Las juntas de los azulejos no sólo son muy delicadas, sino que también son una zona de difícil acceso a la hora de realizar tareas de limpieza. Pero no es complicado mantener las juntas perfectas y brillantes siempre y cuando tengamos en cuenta el tipo de azulejo con el que trabajamos. Por eso es tan importante saber cómo limpiar juntas de azulejos, ya que este material necesita un cuidado especial que no cae bien a las juntas y el paso del tiempo y el desgaste tampoco ayudan a mantenerlas como el primer día. Hoy desde Limpiezas El Globo queremos ayudarte, por lo que te ofrecemos unos sencillos métodos para limpiar las juntas de los azulejos y te explicamos por qué es necesario limpiarlas ocasionalmente cuando realizamos la limpieza de nuestro hogar.

¿Por qué es tan importante limpiar las juntas de los azulejos?

Las juntas de los azulejos suelen estar hechas de yeso, cemento o algún otro material pastoso que acumula suciedad con mucha facilidad. Además, los productos que se utilizan para limpiar los azulejos humedecen las juntas y arrastran la suciedad hacia ellas por el desnivel. Esta suciedad se mezcla con la grasa, las manchas, el moho y el polvo que ya de por sí acumulan con el paso del tiempo y se convierten en algo desagradable a la vista.

Pero no sólo se trata de una cuestión estética. Limpiar las juntas de los azulejos es también un método para proteger nuestro hogar de gérmenes, ya que estas juntas al acumular tanta suciedad se convierten en el espacio perfecto para que aparezcan bacterias y hongos, sobre todo en zonas como el baño por la humedad y la poca ventilación. Por eso es tan importante limpiarlas de forma recurrente. Es una tarea laboriosa, pero tu esfuerzo será recompensado con juntas y azulejos dignos de revista de decoración.

¿Cómo limpiar las juntas de los azulejos?

Existen varias formas de limpiar las juntas de los azulejos. La mayoría de ellas son caseras, pero también podemos encontrar productos específicos para limpiar juntas que vienen con una esponja con blanqueador, la cual hay que aplicar sobre las juntas no sin antes limpiar bien la superficie. Una vez pasado el limpiador sólo tendremos que aclararlo y limpiarlo todo bien con agua. Pero hay que tener en cuenta que este método no limpia realmente las juntas, sino que sólo las blanquea.

En cuanto a los métodos caseros, estos son muy variados y fáciles de poner en práctica:

  • Uno de los más recurridos para limpiar juntas consiste en mezclar amoniaco y agua caliente. Esta fórmula es perfecta para eliminar la grasa que se acumula sobre todo en las juntas de los azulejos de cocina. El amoniaco no sólo limpia la zona, sino que también la desinfecta. Eso sí, hay que ventilar bien el cuarto donde se esté utilizando.
  • Otra mezcla igual de milagrosa es la de bicarbonato y agua caliente. Al igual que el amoniaco, el bicarbonato también desinfecta a la par que limpiar. Esta mezcla debe aplicarse directamente sobre las juntas y restregarse bien con la ayuda de un cepillo de dientes.
  • También podemos utilizar vinagre blanco, un limpiador natural debido a sus propiedades antifúngicas, antibactearianas y blanqueadoras. Lo único que tenemos que hacer es echar el vinagre directamente sobre las juntas y dejarlo actuar durante unos minutos para que elimine cualquier resto de suciedad.
  • Algo similar ocurre con la lejía que también es un desinfectante perfecto para las juntas de los azulejos. Al igual que el vinagre puedes aplicarla directamente sobre las juntas, aunque también puedes mezclarla primero con agua caliente.
  • Si nuestro problema tiene que ver con la humedad y la poca ventilación, podemos utilizar agua oxigenada para eliminar el moho y los gérmenes que se acumulan en las juntas de los azulejos del cuarto de baño frotando bien con un estropajo sobre las mismas.
  • Por último, la limpieza de juntas más efectiva se puede hacer con salfumán. Sólo tendremos que mojar los azulejos con abundante agua y echar salfumán sobre las juntas, lo que formará una especie de espuma. Después de unos minutos, frotamos con un cepillo de dientes y volvemos a enjuagar la superficie. Ya que se trata de un ácido muy fuerte, es importante protegernos con guantes, mascarilla y gafas. Se recomienda limpiar con salfumán de forma muy ocasional pues utilizarlo en exceso puede desgastar las juntas e incluso los azulejos.

Gracias a estos trucos podrás presumir de unas juntas tan brillantes como el primer día. Recuerda limpiarlas de forma habitual no sólo por estética, sino también para evitar la acumulación de gérmenes y proteger tu hogar.

Puedes usar estas etiquetas : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>