Cómo limpiar el bronce

El bronce. La mayoría de las personas conocen este metal pero, ¿cómo limpiar el bronce? Cuando adquirimos cualquier objeto de bronce este tiene un aspecto fantástico que pareciera que nunca fuera a deteriorarse. Sin embargo esta aleación de cobre y estaño es uno de los metales más delicados que existen. Por este motivo hay que conocer cuáles son los cuidados esenciales para este metal y saber cómo limpiar el bronce perfectamente. En este post te explicamos cómo hacerlo en 6 sencillos pasos.

Cómo limpiar el bronce

Ante de empezar a explicar cómo limpiar el bronce haremos una introducción sobre el deterioro de este metal. Cómo decíamos, el bronce es un material que hay que cuidar meticulosamente cómo le sucede al cristal cuya limpieza también se convierte en un arte. La humedad y el aire son unos de sus principales enemigos ya que si está expuesto a ellos durante mucho tiempo el metal adquiere una capa verdosa, la cual se denomina patina. Esta representa el envejecimiento del bronce y es muy difícil de eliminar. Cualquier persona al disponerse a aprender cómo limpiar el bronce se habrá encontrado con la patina. Este efecto gusta muchos en estos tiempos como consecuencia de las nuevas tendencias en decoración. Sin embargo siguen siendo muchos los que prefieren saber exactamente cómo limpiar el bronce y así mantener el metal brillante y sin ninguna imperfección.

Cómo limpiar el bronce en 6 sencillos pasos

A continuación te vamos a explicar cómo se lleva a cabo una limpieza profesional en tan solo 6 pasos cómo limpiar el bronce y así mantenerlo brillante siempre:

  1. Debes aclarar con agua tibia el bronce y luego secarlo con un paño o toalla limpios. De esta manera acabaremos con las partículas de polvo que pudieran agravar el pulido que realizaremos después.
  2. Colocamos en un plato dos cucharaditas de bicarbonato de sodio. Exprime también el zumo de un limón y remueve hasta crear una suave pasta.
  3. En este momento te explicamos cómo limpiar el bronce con esta pasta. La aplicaremos con las manos, protegidas por guantes de goma, o directamente con un trapo. Frotamos en círculos ya sea con las manos o con el trapo. Deberíamos de ver como la patina va desapareciendo a medida que frotamos más. La cuestión es frotar el bronce hasta que consigamos el efecto deseado.
  4. Dejamos reposar el metal sin aclarar durante 25 – 3o minutos.
  5. Una vez pasado este tiempo podemos aclarar el bronce con agua tibia, secaremos bien y obtendremos el bronce tan brillante y perfecto como deseábamos.

 

 

Puedes usar estas etiquetas : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>